Santa Brígida – Un paraíso rural único en Canarias

Paisajes y Naturaleza

Municipio
Santa Brígida
Categoría
Paisajes y Nauraleza
Habitantes
20.000
Ayuntamiento

Visitar web municipal

Santa Brígida se distingue por su variado patrimonio tanto natural como cultural que se conserva a lo largo de toda la geografía municipal, potenciales atractivos turísticos, para el el visitante. El paisaje volcánico de Bandama y sus panorámicas descubiertas por el viajero y geólogo Von Buch a principios del siglo XIX, la arquitectura aristocrática relacionada con las fincas destinadas al cultivo de la vid, la alfarería de La Atalaya, una cerámica desarrollada en un hábitat particular, tallado en la roca, casas-cuevas, lugar de especial belleza donde el patrimonio intangible se confunde entre sus callejuelas cargadas de interés histórico y que ya fuera visitado por la viajera inglesa de finales del siglo XIX Olivia M. Stone, el clima tranquilo a lo largo de todo el año, el paisaje suburbano producido por la proximidad a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, la vegetación típica del bosque termófilo, las dosis de ruralidad que aún se conserva y el paisaje del vino conforman los atractivos de este municipio, con la característica de contar cada uno de ellos con un elemento temático que destaca la identidad del pueblo satauteño

Cuenta con una extensión de 23,8 kms, de forma romboidal y una altitud media entre 467-70 metros sobre el nivel del mar, se halla ubicada al Noreste de la Isla de Gran Canaria, entre los términos municipales de: Teror y Las Palmas de Gran Canaria, al Norte y Este; Vega de San Mateo, al Oeste y Valsequillo y Telde al Sur. La conforman siete barrios principales: Pino Santo, La Angostura, El Monte Lentiscal, San José de las Vegas, La Atalaya, Vega de En medio y Gamonal.

En el transcurso de los tiempos, la economía de Santa Brígida ha de centrarse en la agricultura, cuya principal fuente de ingresos ha sido el cultivo de frutos ordinarios: papas, millo, productos hortícolas, legumbres, frutales y otros como la vid, generadora de algunos caldos muy apreciados en nuestra Isla: los llamados Vinos del Monte, no exentos de cierta fama y que, afortunadamente, cuentan ya con Denominación de Origen. En el pasado, bastante lejano, se sembraban algunos cereales: trigo, cebada, centeno, avena, etc.

En la actualidad lo que verdaderamente se halla en pleno auge es el cultivo de las flores, con plantaciones importantes, incluso para la exportación. De cualquier forma, a partir de los años sesenta, la actividad agrícola en Santa Brígida ha ido perdiendo vigencia, tal vez a causa de la escasez y carestía de las aguas en nuestra tierra. Claro que, la Villa cuenta con algunas alternativas como el recién nacido Turismo Rural, muy en boga en los momentos actuales, y, evidentemente, no hay que olvidar el principal atractivo del municipio: su rico y variado patrimonio natural y cultural junto con un excelente clima No en vano ha sido calificado de “eterna primavera” y, es precisamente ésta la razón por la que se ha convertido en la zona residencial más importante de las Medianías de Gran Canaria, a tan sólo14 kilómetros de la Capital.

Paisajes naturales... ¡Un entorno rural único!

impression-17

Drago de 500 años

Un símbolo de nuestra villa

En todo el municipio podemos observar un elevado número de dragos, tanto en parques, jardines de fincas y chalés como en bordes de carreteras y en ciertos enclaves naturales. Hoy día es el municipio con mayor densidad de dragos de toda Canarias. Hasta la fecha actual se han censado más de  500 dragos de gran porte y que superan los quince años. De todos ellos el más antiguo y representativo del municipio es el que está situado en Barranco Alonso no solo por su longevidad estimada en unos 500 años, su porte abierto pero sobre todo llama la atención su enclave a pie de risco desafiando con arraigo la gravedad. Hoy día es el símbolo natural por excelencia del municipio satauteño.  

Lugares de interés

Paisajes que no puede perderse

En la Villa de Santa Brígida podrá disfrutar de multitud de lugares de extraordinaria belleza natural. Pasear, realizar un ruta de senderismo, respirar aire puro y disfrutar de nuestro único microclima es totalmente recomendable si nos visita. Disfrutará de una magnífica experiencia y unas preciosas vistas en pleno contacto con la naturaleza.
  • Paisaje protegido de Tafira
  • Monumento natural de Bandama
  • El Palmeral de Satautejo

  • Senda interpretativa del Barranco Alonso

Palmerales

Si hay algo que llama la atención en este municipio son los números ejemplares de palmera canaria (Phonix canariensis) esparcidos por parques, jardines y de sus frondosos palmerales en laderas y cauces de barrancos.

Un ejemplo de ello es el  Palmeral de Satautejo que se extiende sobre unas 30 has y se localiza en el sector inferior de la cabecera del Barranco del Colegio en el municipio de Santa Brígida, limitando con el casco urbano de la Villa así como con las urbanizaciones de Los Cabrera y San José.

Los valores que posee están relacionados tanto con la presencia de un magnífico palmeral, intercalado entre los límites de los cultivos, o disperso por las laderas y fondo del barranco, como con la localización de la presa de Satautejo, la cual añade a su valor ecológico el paisaje de agua y palmeras.

Geomorfológicamente es un espacio asentado sobre varias coladas fonolitas en el sur; basalto Roque Nublo en la parte central y basalto reciente en las laderas del Lomo de Las Meleguinas.

La vegetación potencial es el palmeral que se reparte a lo largo de las zonas de cultivo y en las laderas de los barranquillos que concurren en la zona. Hay que destacar la presencia de los acebuches, lentiscos, almácigos y laureles canarios y, el helecho flotante de origen americano, que se presenta en la superficie de la Presa de Satautejo, después de la época de lluvias y cuando se almacena.

En lo que se refiere a la fauna destaca la innumerable presencia de buhos chicos “lechusos” y, por testimonio oral, se conoce la ubicación de pequeñas comunidades de murciélagos.

Por último, resaltar que a pesar de ser una zona muy humanizada no deja de tener encanto, ya que la presencia de viviendas tradicionales de gran tipismo intercaladas con cadenas dedicadas al cultivo de hortalizas de temporada, recuerda a la ruralidad de antaño.

Textos: María del Pino Rodríguez Socorro

Otros paisajes de la Villa de Santa Brígida

Elaboraciones de vinos autóctonos de indudable calidad con procesos totalmente artesanos. Un placer para su paladar que no puede perderse si visita La Villa de Santa Brígida.

¡Quiero saber más!

En Santa Brígida pasear por sus calles se convierte en un placer para los sentidos debido a las muchas flores que rodean el municipio y adornan sus calles y casas.

¡Quiero saber más!

¿Cómo podemos ayudarle?

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Atención al turista de lunes a viernes de 8 a 15 h.